Julio 2019

Anuncios

Aquel piano

Mientras suena de fondo una melodía a piano, yo te recuerdo en cada nube que aparece en el cielo, en cada hoja de árbol que mueve el viento, en cada nota de esa canción, en cada tecla del piano… Sí, resulta difícil reconocer que se acabó, te fuiste … Quizás no sentías aquello que decías, quizás el orgullo pudo más, quizás… Cuántos quizás… Cuánto tiempo presa de un recuerdo imborrable, cautiva de unas caricias que se perdieron bajo la lluvia y que no volverán.

Sí, yo sigo escuchando aquel viejo disco de vinilo, aquellas notas son lo único que me queda para recordar que hubo momentos felices. Hoy, miro el cielo y te recuerdo con tu sonrisa, mojándote bajo la lluvia, con el pelo alborotado por el viento. Sí hubo un tiempo en nuestras vidas que fuimos muy felices. Pero ahora, el piano te llora con cada sonido que logro sacarle, es un canto a la nostalgia, una melodía triste…

Nadie dijo que fuese fácil, pero hoy, no sé por qué, resulta más complicado que otros días… Hoy, no sé por qué me cuesta tanto olvidarte…

M. M. S.

Barrí tus recuerdos.

Quise barrer tus recuerdos, quitarlos de mi mente, guardarlos en un lugar donde no doliesen tanto. Quise hacer como se hace con las hojas en los otoños, juntarlas todas en un lugar para luego hacerlas desaparecer. Quise o quería, no sé bien en qué pensaba en aquel momento. Sólo buscaba que dejasen de doler aquellas reminiscencias que sólo traían nostalgia, tristeza, dolor… Mientras barría aquellas hojas, no me daba cuenta de nada, sólo me calmaba el hecho de saber que en poco tiempo no quedaría nada de aquello… Pero fíjate si era fuerte lo que sentía, que todas aquellas hojas quedaron amontonadas en el camino que lleva a tu casa, allí donde tantas veces nos despedimos y nos abrazamos… Allí quedaron, quietas, serenas como huellas de un amor que pudo ser pero no fue. Como cruel ejemplo de mi desazón…

Y allí siguen, esperando que alguien venga y sea capaz de retirarlas porque yo no puedo…

M. M. S.

No…

No, no necesito tus palabras ni tus versos. No quiero escuchar tus mentiras de nuevo. No, para mí el pasado quedó anclado al vacío. Ahora sólo existe un presente que vivir y confiar en el futuro. Los rencores fueron desapareciendo para traer paz a mi alma. Mi mente se queja de nostalgias pasadas que quieren volver, pero no las dejo. Las reminiscencias deben quedar en el olvido para avanzar, para sentir esa seguridad bajo mis pies. Sólo deseo calma, paz. No se puede caminar por terrenos resbaladizos. No… Sólo quiero que mi mente se calle durante la noche para poder descansar. Ya volverá el día y tendremos tiempo para pensar, para sentir… Pero ahora no… Es tiempo de silencio, tranquilidad, calma y paz.

M. M. S.

Luchar…

Se puso lápiz labial y salió a la calle a comerse el mundo. Ella merecía algo mejor. No se iba a quedar estancada, no… Lucharía contra todo y contra todos, pero saldría de allí. Se lo merecía. Ya estaba bien de miedos, complejos de inferioridad, hipocresía… No, no estaba dispuesta a soportarlo. Ahora tocaba trabajar hasta la extenuación si era necesario, pero lo iba a conseguir. Su sueño estaba ahí, a la vuelta de la esquina, sólo tenía que ir tras él. No iba a ser fácil, nunca lo era… Pero allí estaba , resuelta a conseguirlo, sola o acompañada.

M. M. S.

Si tú quisieras…

Acariciaría con mi corazón

Tus sentimientos.

Abrazaría con mi cuerpo

Tu pensamiento.

Rozaría con mi alma

Tu cuerpo.

Tocaría con mis dedos

Tus silencios.

Besaría con mis labios

Tus anhelos.

Tomaría de tu boca

Mi alimento.

Lo haría…

Si tú quisieras…

Serías mi veneno.

Un vino con sabor

Añejo.

Anclado en las dunas

Del desierto.

Sujeto a los caprichos

De un destierro.

Pero…

Lo haría…

Si tú quisieras…

No habría cadenas

Que me detuvieran.

Ni espacios que alejaran

Nuestras vidas.

Por ti volvería…

Si quisieras…

No dudes

Que lo haría…

M. M. S.