Febrero 2019

Anuncios

Abuela

Decías que estabas cansada.
Un cansancio que traían tus años,
toda una vida dedicada a la familia,
toda una vida de cariño y bondad.
Pero estabas tan cansada…
Querías irte a descansar.
No podías más, me decías…
Estaban buscándote, lo sé…
Pude sentirlo a pesar de no querer hacerlo.
Te rodeaban y querían llevarte,
pero pude retenerte un día más.
Tan sólo un día más…
Aquellos que te buscaban llegaron para no irse.
Los vi, allí estaban a tu alrededor,
se dirigieron a ti y te llevaron en volandas alejándote…
Te hecho de menos, sabes?
Recuerdo tus brazos, el soniquete de tu silla
meciéndose para que me durmiera
cuando era una chiquilla.
Sí, siempre lo recordaré…
Pero tenías que irte, lo sé…
Llegó el momento de partir…
Te sumiste en una niebla densa
que te fue alzando, muy lentamente,
alejándote para siempre
de tu cuerpo inerte, pero llevándote
a ese lugar donde no existe
el cansancio y la felicidad es plena.
Y así te fuiste… En silencio…
Entre nubes… Hacia tu cielo…
Y yo aquí sigo…
Recordando tus brazos
que siempre fueron mi abrigo.

M. M. S.

Si yo…

Si yo pudiera …
Decirte lo que quiero,
Lo que necesito,
Lo que te extraño,
Cada madrugada
Que no te tengo a mi lado.

Si yo pudiera …
Ver lo que tus ojos observan
Cuando miras al horizonte
Desde nuestra cala,
Mientras serpentean las olas
Y las rocas callan.

Si yo pudiera …
Retenerte a mi lado,
Dibujar con mis dedos
Cada pliegue de tu figura
Para siempre prendida
En lo más recóndito de mi locura.

Si yo pudiera …
Pasear por tu mente,
Soñar en tu corazón,
Saber lo que sientes.
Adivinar el destino
Que tenemos siempre presente.

Si yo pudiera …
Darte lo que necesitas,
Acompañarte hasta tu luz,
Ser tu alma bohemia,
Tu inspiración de cada noche,
La razón de tu existencia.

Si yo pudiera …
Si tú quisieras …
Seríamos agua de mar y arena,
Nube y cielo con estrellas,
Huracán y viento de poniente
En el levante de tu mar serena.

Pero si yo pudiera …
Y si tú quisieras …
No habría nada capaz
De separar nuestro amor y deseo,
Nuestra pasión y anhelo,
Ni de enfriar nuestro fuego …
Porque yo sería para tus demonios
El mejor y más íntimo infierno.

M. M. S.

Percibo…

Siento …
Que te vas de mi vida
Como la arena de la playa
Se escurre entre mis manos.
Pienso …
En tantas caricias perdidas
Olvidadas en un alma
Convertida en carámbano.

Percibo …
El dolor en tus ojos,
La tristeza en tu mirada,
La ausencia en tus besos.
Adivino …
La pena de tu corazón,
La nostalgia en tus entrañas,
La duda en tus sentimientos.

Quiero …
Escuchar de nuevo tus silencios
En cada amanecer fugaz
Que te encuentras a mi lado.
Necesito …
Tu cuerpo con mi cuerpo, despacio,
Amándonos con la ingenuidad
De aquellos momentos pasados.
Amo …
Nuestros sueños rotos y olvidados
Para siempre, en rincones perdidos
De la melancolía que nos asalta
Cuando recordamos lo efímero
De un amor que se va confundiendo
Con la lujuria de dos esencias
Para siempre entregadas.