Cuéntale…

Si lo ves,
cuéntale cómo
lo echo de menos,
dile cuánto lo necesito,
recuérdale nuestros besos.
Si lo ves,
amiga,
explícale…
Explícale lo que siento.
Si lo ves …
Tantos años a su lado
y sin verlo.
Ahora, lo pienso,
porque quiero verlo
y no puedo.
Y te digo que si le veo…
Pero no, no puedo.
No puedo verlo
aunque siento,
a mi lado,
su aliento, su perfume,
mi alimento.
Si lo veo…
Pero no puedo …
Y mira que quiero
irme con él.
¡Hasta lo deseo
y lo intento …!
Pero no puedo …
Estas cadenas me atan
y a verme libre
no llego.
Y yo quiero irme
contigo
hasta tu cielo.
Pero no puedo …
Ven a buscarme,
llévame a tu reino…
Ese lugar donde no existe
el tormento.
Donde todo es paz,
felicidad y amor eterno.
Llévame …
Llévame contigo…
Todo el tiempo.
M.M.S.

Anuncios

Nosotros.

Me miraste y tus ojos me dijeron lo que tus labios habían callado tanto tiempo. Aquellos segundos me parecieron eternos, tu vista fija en mí. Notaba tu mirada en mis ojos, luego en mis labios y vuelta a mis ojos. Nos separaba una sala llena de gente, pero yo sentía que estábamos solos tú y yo. Nosotros. Sonaba bien decirlo. Después de tantos años sin vernos, los sentimientos afloraron de nuevo. ¡Qué importaba de quién fue la culpa! Aquí estábamos , sólo teníamos que dar unos pasos para estar juntos. ¿Te atreverías? ¿Cruzarías la sala? Te perdí de vista, te escabulliste entre la gente, como lo hiciste aquella vez. No me permitiste una explicación y ahora… Sentí tu aliento en mi cuello y me di la vuelta lentamente, sabía que estabas detrás mía. Podía percibir tu perfume, el calor de tu cuerpo… Nuestros ojos quedaron frente a frente, hablaron nuestros corazones, esos que por orgullo fueron heridos. No hubo necesidad de palabras ni explicaciones.
M.M.S.

Timón de sueños.

Llega un momento en que despertamos y nos damos cuenta que nuestra vida no es lo que queríamos que fuera. Nuestros sueños yacen olvidados en un cajón, encorsetados por la vida que hemos decidido vivir. Culpamos a las circunstancias o a personas de lo que hacemos con nuestro tiempo y estamos muy equivocados. Si queremos cumplir sueños, sólo nosotros tenemos el poder de hacerlo. Nadie nos va a traer el sueño en un cojín floreado para que nosotros lo tomemos. No… Tenemos que plantearnos cómo conseguirlo. Esto no significa que tengamos que dejar de lado todo lo que somos, porque precisamente eso que somos lo hemos conseguido con nuestro esfuerzo, quizás hemos perdido el rumbo, sí, es cierto. Pero somos los timoneros, sólo hay que cambiar un poquito la dirección y no olvidar NUNCA hacia dónde queremos caminar.

M.M.S.

Te volví a soñar…

Y te volví a soñar …
Fui a ese lugar
donde todo
es posible.
Donde las hadas
y los unicornios
existen.

Y te volví a soñar …
Con la luz
de un nuevo
amanecer,
arcoíris anaranjado
que trae la esperanza
de un nuevo día
para imaginar,
y hacer del anhelo
una realidad.

Y te volví a soñar …
Porque en mis sueños
siempre te tengo,
estás a mi lado
y a ti me aferro.

Y te volví a soñar …
Para volver a encontrarte
en nuestra realidad,
en los confines
de una pleamar
donde nuestras huellas
por siempre perdurarán.

Por todo esto …
Yo ,
te volví a soñar.

M.M.S.

24 de Agosto de 2016

Aquella ventana.

Sentada en aquella mesa, bajo la ventana, pasé muchas horas escribiendo y leyendo. Sólo esperaba tus cartas, tan pronto las recibía me ponía a leerlas y a contestarlas. Hasta que un día dejaron de llegar, veía al cartero pasar por debajo de la ventana cada día, pero no traía nada. Y pasó un día y otro, una semana, un mes, un año… No hubo más cartas, sólo silencio… Pero hoy, sigo leyendo y releyendo aquellas antiguas cartas. No sé qué pasó… Supongo que vivirás en algún lugar del mundo y te olvidaste de mí. Quiero pensar que es así y que eres feliz. No importa lo que ocurrió, ya no… Ha pasado tanto tiempo… Pero sigo esperando y siempre esperaré alguna carta… Hace unos días, recibí flores, no traían tarjeta. Las puse en el pequeño jarrón de mi mesa. Sí, allí están… Puedo verlas y olerlas… Tengo la secreta esperanza de que seas tú quién las mande, sólo tú sabías cuáles eran las que me gustaban… En este momento llaman a la puerta, iré a ver quién es…

M. M. S.

Corazón roto.

Deseo que te acuerdes de mí, a pesar de los años y la distancia recorrida. Sí, deseo que me recuerdes. Pero no creas que te sigo extrañando, no es así. Es simplemente que quiero que sientas un poco del dolor que yo sentí cuando te fuiste… Sí, aquello dolió tanto que no puedo desearte que sientas lo mismo, fue tan duro aquel momento…
Pero yo sólo deseo que te acuerdes de los buenos momentos, sólo un poquito, para que tu corazón note la herida aunque no sea profunda.
Quizás un día, el destino nos ponga frente a frente. Quizás un día, me extrañes. Quizás un día te arrepientas de haberte ido. Quizás, quizás…
Yo no me arrepiento de haberte querido y, aunque costó y dolió, puedo decir que conseguí superarlo. Puse un punto y final a aquella historia que escribimos ambos. Y, hoy, he de decirte que soy inmensamente feliz. Lo que fue dolor, ahora es alegría y felicidad. Ya ves, al final tengo que agradecerte que te marcharas. Y, aunque el dolor fue infinito, me levanté , escondí mis lágrimas y aquí estoy, dispuesta a batallar. Soy valiente y no me da miedo volver a amar…

M.M.S.